la generosidad dos hombres y una ventana

Dos hombres y una ventana: la generosidad

Contenido del artículo:

Hace unos días, paseando por un centro comercial en medio del frenesí navideño, pensaba sobre cómo y el por qué regalamos. Cada año, tengo el mismo debate con mi marido. A mí, me encantan estas fechas porque me gusta sobretodo sorprender a la otra persona con algún detalle que le guste, me ilusiona perderme en búsqueda del detalle.  Lo cierto es que ver su mirada de sorpresa me llena, me satisface e ilusiona. Lo reconozco, este acto de dar es algo que intento cultivar durante todo el año. O dicho de otra manera: cultivo la generosidad.

Pero antes de comenzar aclaremos ….

¿Qué es la generosidad?

Ser generosos no significa sólo dar sino que se entiende como el acto de estar dispuesta ayudar. La generosidad esta relacionado con la acción de ser amable, de mostrar interés por el otro, ayudar de forma desinteresada. La generosidad se asocia con el altruismo, la solidaridad y la filantropía.

Cuando hablamos de que una persona es generosa nos estamos refiriendo a una cualidad. Es un valor que se relaciona con la empatía y la acción de “ponerse en el lugar del otro”

Para mí, la generosidad combina dos elementos esenciales que son la compasión y la sabiduría. A medida que pensaba sobre esta virtud, se me venía a la cabeza una película llena de generosidad y a la vez de egoísmo. Estoy segura que la has visto… Recuerdas “Lo que el viento se llevó“. Esta película está enmarcada en la Guerra de Secesión de los Estados Unidos. El personaje principal es Scarlet, una jovencita mimada y criada con todo tipo de comodidades en una finca sureña de Tara, en Georgia.

¿Sabías que la película está basada en una novela? Efectivamente, escrita por una reportera Margaret Mitchell, que dedicó diez años a escribirla. Si no has leído la novela te la sugiero porque son una maravilla sus descripciones y la complejidad de sus personajes.

El personaje de Scarlet es complejo pero básicamente le mueve su propio egoísmo, no soporta que nadie le pueda arrebatar su interés por cualquier cosa o persona. En contra partida, nos encontramos con otro personaje, Melania, una mujer delicada, sensible, poco agraciada pero con mucho corazón e integridad, todo un ejemplo de generosidad, que se fue demostrado a lo largo de toda la película convirtiéndose en el auténtico baluarte en el que todos se refugiaban.

Las buenas acciones de las personas buenas actúan como un bálsamo y un imán purificador.

Y es que aunque pueda parecer asombroso la generosidad es tremendamente poderosa para encontrarnos satisfechos, felices, cómodos con nosotros mismos. Y no es que se trata de que lo diga a los cuatro vientos sino que la investigación lo ha puesto de manifiesto.

Los beneficios de la generosidad en el cerebro

Se ha investigado mucho sobre los efectos de la generosidad en la funcionalidad del cerebro. Parece ser, que hay numerosos beneficios psicológicos y fisiológicos en el propio acto de dar.

Se ha demostrado que las personas que son generosas son más felices, tienen más salud física y mental. Uno de los cambios que se produce fisiológicamente es la liberación de neuroquímicos agradables como la oxitocina y las endorfinas. Conocido como el “subidón del ayudante” ¿Recuerdas la última vez que ayudaste a alguien desinteresadamente?

vias dopaminergicas

En el año 2006 en un estudio que se realizó con resonancia magnética funcional se puso de manifiesto que dar implica una interacción compleja de varías regiones del cerebro incluidas el sistema de recompensa mesolímbico (relacionado con la segregación de dopamina, la hormona del placer) y la corteza prefrontal de toma de decisiones.

Se ha encontrado que los voluntarios tienen menos probabilidades de estar deprimidos y que los actos compasivos pueden tener efectos protectores duraderos contra la depresión.

¿Cómo podemos ser generosos?

La generosidad se caracteriza no por la cantidad que se da sino por la cualidad de lo que se da. Los pequeños actos son los que al final nos hacen sentir generosos. Aquí tienes algunas ideas:

  • Participar en actos de voluntariado.
  • Compartir con los otros: una comida, un libro…
  • Actuar en momentos de emergencia.
  • Donar sangre.
  • Escuchar al necesitado de compasión y entendimiento.
  • Cuidar el medio ambiente.
  • Compartir con las personas sin hogar.
  • Participar en grupos de apoyo.
  • Hacer donaciones

Pero lo dicho, pequeños actos, ser empáticos con la situación, nos permiten conectar, incentivar y desarrollar la generosidad.

Aquí os dejo un ejemplo con una historia llena de generosidad…

Una historia llena de generosidad

Dos hombres y una ventana en una bella historia llena de matices y de una asombrosa generosidad.

“Dos hombres, ambos muy enfermos, ocupaban la misma habitación de un hospital. A uno de ellos se le permitía sentarse en su cama cada tarde, durante una hora, para ayudarle a drenar el líquido de sus pulmones. Su cama daba a la única ventana de la habitación. El otro hombre tenía que estar todo el tiempo boca arriba.

Los dos charlaban durante horas. Hablaban de sus mujeres y sus familias, sus hogares, sus trabajos, su estancia en el servicio militar, donde habían estado de vacaciones. Y cada tarde, cuando el hombre de la cama junto a la ventana podía sentarse, pasaba el tiempo describiendo a su vecino todas las cosas que podía ver desde la ventana. El hombre de la otra cama empezó a desear que llegaran esas horas, en que su mundo se ensanchaba y cobraba vida con todas las actividades, colores del mundo exterior.

La ventana daba a un parque con un precioso lago. Patos y cisnes jugaban en el agua, mientras los niños lo hacían con sus cometas. Los jóvenes enamorados paseaban de la mano, entre flores de todos los colores del arco iris. Grandes árboles adornaban el paisaje, y se podía ver en la distancia una bella vista de la línea de la ciudad. El hombre de la ventana describía todo esto con un detalle exquisito, el del otro lado de la habitación cerraba los ojos e imaginaba la idílica escena.

Una tarde calurosa, el hombre de la ventana describió un desfile que estaba pasando. Aunque el otro hombre no podía oír a la banda, podía verlo, con los ojos de su mente, exactamente como lo describía el hombre de la ventana con sus mágicas palabras.
Pasaron días y semanas.

Una mañana, la enfermera de día entró con el agua para bañarles, encontrándose el cuerpo sin vida del hombre de la ventana, que había muerto plácidamente mientras dormía.

Tan pronto como lo consideró apropiado, el otro hombre pidió ser trasladado a la cama al lado de la ventana. La enfermera le cambió encantada y, tras asegurarse de que estaba cómodo, salió de la habitación. Lentamente, y con dificultad, el hombre se irguió sobre el codo, para lanzar su primera mirada al mundo exterior; por fin tendría la alegría de verlo el mismo.
Se esforzó para girarse despacio y mirar por la ventana al lado de la cama… y se encontró con una pared blanca. El hombre preguntó a la enfermera qué podría haber motivado a su compañero muerto para describir cosas tan maravillosas a través de la ventana.

La enfermera le dijo que el hombre era ciego y que no habría podido ver ni la pared, y le indicó:
– “Quizás sólo quería animarle a usted”

¿Sabes que la generosidad es un aspecto muy importante para tu desarrollo personal? Descubre cómo favorecerlo con mi Curso de Crecimiento Personal, Crece y Ámate y sácale partido a tus mejores habilidades personales.

Ahora que ya sabes de la importancia de este valor que llena el alma. Cuéntame en los comentarios ¿Cuándo fuiste generosa? ¿Qué hiciste?

Paula Cañeque-Psicóloga

Supera tus inseguridades con Habla con Paula - Psicóloga y Coach Estratégica

ÚNETE A LA COMUNIDAD 'HABLA CON PAULA' Y RECIBE EBOOK GRATUITO Y HERRAMIENTAS QUE TE AYUDARÁN EN TUS PRIMEROS PASOS HACIA UNA AUTOESTIMA SANA.

Supera tus inseguridades con Habla con Paula - Psicóloga y Coach Estratégica

ÚNETE A LA COMUNIDAD 'HABLA CON PAULA' Y RECIBE EBOOK GRATUITO Y HERRAMIENTAS QUE TE AYUDARÁN EN TUS PRIMEROS PASOS HACIA UNA AUTOESTIMA SANA.

Otro artículos de interés:

Colaboraciones:

Supera tus inseguridades con Habla con Paula - Psicóloga y Coach Estratégica

DESCUBRE ESTE EBOOK CON HERRAMIENTAS PARA DAR TUS PRIMEROS PASOS EN CONSEGUIR SUPERAR TUS INSEGURIDADES.